Lo que la Biblia dice acerca del sábado:  

1.- ¿Cuándo se estableció el sábado?

“Fueron, pues, acabados los cielos y la tierra, y todo lo que hay en ellos. El séptimo día concluyó Dios la obra que hizo, y reposó el séptimo día de todo cuanto había hecho. Entonces bendijo Dios el séptimo día y lo santificó, porque en él reposo de toda la obra que había hecho en la creación” (Génesis 2:1-3). Dios instituyó el sábado (junto con el matrimonio) en el último día de la semana de la creación, cuando el mundo todavía ostentaba su perfección original (Génesis 3: l), antes del pecado del hombre y antes de que aparecieran las naciones. De ese modo el sábado se dio para toda la familia humana, y no sólo para una parte de ella. Etimológicamente, “sábado” es una palabra hebrea que significa “descanso”.

2.- ¿Quién estableció el sábado?

“En el principio creó Dios los cielos y la tierra” (Génesis 1:1). “En el principio era el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios. Este estaba en el principio con Dios. Todas las cosas por medio de él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho fue hecho. En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres… Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros lleno de gracia y de verdad; y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre” (S. Juan 1:1-4, 14). “ …en Dios, el creador de todas las cosas” (Efesios 3:9). “Porque el Hijo del hombre es Señor del sábado” (S. Mateo 12:8).


3.- ¿Para qué se estableció el sábado?

“También les dijo: El sábado fue hecho por causa del hombre, y no el hombre por causa del sábado” (S. Marcos 2:27). Dios no creó al hombre para que guardara el sábado, sino que estableció el sábado, para que el hombre lo guardara. Otorgado con un propósito divino, no se debe menospreciar, ni despreciar ni olvidar este tiempo, que es un don de Dios.


4.- ¿Qué condición especial le atribuyó Dios al sábado y por qué?

Dios incluyó el sábado entre los Diez Mandamientos, escritos con su propio dedo en las tablas de piedra, como el cuarto de ellos: “Acuérdate del sábado para santificarlo. Seis días trabajarás y harás toda tu obra, pero el séptimo día es de reposo para Jehová, tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni el extranjero que está dentro de tus puertas, porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el sábado y lo santificó” (Éxodo 20:8-11). “Ha hecho memorables sus maravillas; clemente y misericordioso es Jehová… Siempre se acordará de su pacto. El poder de sus obras manifestó a su pueblo dándole la heredad de las naciones. Las obras de sus manos son verdad y juicio; fieles son todos sus mandamientos, afirmados eternamente y para siempre, hechos en verdad y rectitud” (Salmo 11 1:4-8). Es el memorial de su creación y de su poder creador. El hecho de que Dios sea el Creador de todos los seres humanos significa que el sábado es de aplicación universal.

5.- ¿Por medio de qué milagro llevado a cabo antes del Sinaí identificó el Creador al sábado y lo confirmó como un día santificado y bendito?

“Jehová dijo a Moisés: Mira, yo os haré llover pan del cielo. El pueblo saldrá y recogerá diariamente la porción de un día, para que yo lo pruebe si anda en mi ley, o no. Pero en el sexto día se prepararán para guardar el doble de lo que suelen recoger cada día” (Éxodo 16:4, 5). Véanse también los versículos 14-30. Dios repitió el milagro del maná con su doble porción para el sábado durante cuarenta años, destacando el sábado 2.080 veces, con lo que demostró la importancia de ese día.


6.- ¿Quién es el Señor del sábado, y cómo se llama ese día?

“Porque el Hijo del hombre es Señor del sábado” (S. Mateo 12:8). “Estando yo en el Espíritu en el día del Señor” (Apocalipsis 1: 10).


7.- ¿Qué se promete a los que guardan el sábado?

“Si retrajeras del sábado tu pie, de hacer tu voluntad en mi día santo, y lo llamas delicia, santo, glorioso de Jehová, y lo veneras, no andando en tus propios caminos ni buscando tu voluntad ni hablando tus propias palabras, entonces te deleitarás en Jehová. Yo te haré subir sobre las alturas de la tierra y te daré a comer la heredad de tu padre Jacob. La boca de Jehová lo ha hablado” (Isaías 58:13, 14).


8.- Además de ser un recordativo de la obra creadora, ¿qué otra función le atribuyó Dios a su santo día?

“Y les di también mis sábados, para que fueran por señal entre yo y ellos, para que supieran que yo soy Jehová que los santifico… Santificad mis sábados, y sean por señal entre mí y vosotros, para que sepáis que yo soy Jehová, vuestro Dios” (Ezequiel 20:12, 20). Como símbolo del poder de Dios para santificar a su pueblo, el sábado cumple la función de un sello (véase Romanos 4:11) de su pacto con los que lo adoran de acuerdo con las especificaciones. Es necesario un poder restaurador para salvar y santificar al hombre caído. Por lo tanto, el sábado tiene la doble misión de honrar a Dios como nuestro Creador y Redentor. (Véase también Salmo 51:10-12; Efesios 4:23, 24.)


9.- ¿Cristo guardó el sábado?

“Vino a Nazaret, donde se había criado; y el sábado entró en la sinagoga, conforme a su costumbre, y se levantó a leer” (S. Lucas 4:16). “[Dijo Jesús]: Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor” (S. Juan 15: 10). Sin duda alguna Jesús guardó el sábado, obedeció los Diez Mandamientos, inclusive el cuarto, que se refiere al sábado. Explicó que la obediencia a los mandamientos es fruto del amor a Dios, y no el resultado del formalismo, el legalismo o la ceguera con respecto al evangelio. (Véase S. Mateo 5:17-20; S. Juan 14:15; 15:9-11; Hebreos 13:8.) El mandamiento de amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a uno mismo no reemplaza a los Diez Mandamientos sino que explica su esencia. (Véase S. Mateo 22:36-40; Levítico 19:18; Deuteronomio 6:5.) Jesús no violó el sábado como dicen algunos; lo que hizo fue despojarlo de las tradiciones no bíblicas que los dirigentes religiosos de la época le habían añadido, sin duda bajo la influencia del enemigo. (Véase S. Mateo 12:1-15; 15:6-9; S. Lucas 13:10-17; S. Marcos 7:9-13.) Cristo indicó claramente que el día de reposo bíblico debía perdurar después de su crucifixión y su resurrección, y no dio indicación alguna en el sentido de que debía terminar o se lo debía cambiar por otro día. (Véase S. Mateo 24:20, 21; S. Lucas 16:17.) Los cristianos debemos seguir el ejemplo de Cristo, que incluye la observancia del sábado. (Véase 1 S. Juan 2:5, 6; S. Juan 13:15-17; 1 S. Pedro 2:21.)


10- ¿De qué manera reafirmó Cristo la observancia del sábado después de su muerte?

“Fue a Pilato y pidió el cuerpo de Jesús. Bajándolo de la cruz… lo puso en un sepulcro abierto en una peña… Era día de la preparación [viernes], y estaba para comenzar el sábado” (S. Lucas 23:52, 54). El Padre y el Hijo descansaron el sábado después de su primera gran obra, la obra de la creación. Entonces Jesús, después de terminar su segunda gran obra -la de la redención-, reposó otra vez en sábado antes de resurgir en gloria y triunfo.


11.- Los discípulos, ¿guardaron el sábado después de la resurrección?

“Al regresar, prepararon especias aromáticas y ungüentos; y descansaron el sábado, conforme al mandamiento” (S. Lucas 23:56). “Cuando salieron ellos de la sinagoga de los judíos, los gentiles les rogaron que el siguiente sábado les hablaran de estas cosas… Pablo y Bernabé… hablándoles los persuadían a que perseveraran en la gracia de Dios. El siguiente sábado se juntó casi toda la ciudad para oír la Palabra de Dios” (Hechos 13:42-44). “Un sábado salimos fuera de la puerta, junto al río, donde solía hacerse la oración. Nos sentamos y hablamos a las mujeres que se habían reunido” (Hechos 16:13). “Pablo, como acostumbraba, fue a ellos, y por tres sábados discutió con ellos… de las Escrituras” (Hechos 17:2). “Y [San Pablo] discutía en la sinagoga todos los sábados, y persuadía a judíos y a griegos” (Hechos 18:4).


12.- ¿Qué dice San Pablo acerca del sábado?

“Por tanto, queda un reposo [un sábado] para el pueblo de Dios” (Hebreos 4:9).


13.- ¿Por qué Dios enfatiza la necesidad de guardar el sábado en estos últimos días?

“En medio del cielo vi volar otro ángel que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los habitantes de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo. Decía a gran voz: ¡Temed a Dios y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado. Adorar a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas! ” (Apocalipsis 14:6, 7). Compare con Éxodo 20:1 1. Vea también Apocalipsis 14:12 y 22:14. Porque: “Mi pueblo fue destruido porque le faltó conocimiento… Olvidaste la ley de tu Dios” (Oseas 4:6). “Le escribí la grandeza de mi ley, y fueron tenidas por cosa extraña… Olvidó, pues, Israel a su Hacedor” (Oseas 8:12, 14). “Mis santuarios menospreciaste y mis sábados has profanado… Sus sacerdotes violaron mi ley.. De mis sábados apartaron sus ojos” (Ezequiel 22:8, 26). “Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer y se fue a hacer la guerra contra el resto de la descendencia de ella, contra los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo” (Apocalipsis 12:17). Véase también Isaías 6:1-8.


14.- ¿En qué sentido constituye el sábado el sello de Dios?

(Véase otra vez Éxodo 20:8-1 1; Deuteronomio 4:13; Hebreos 8:10-12; Ezequiel 20:12, 20; Éxodo 31:13, 18; véase también Isaías 56:1-8; Lamentaciones 1:7; Ezequiel 22:8, 26; Nehemías 13:1518; Salmo 119:126,127).
a) Dios dice que es el símbolo de su pacto con su pueblo.
b) De los Diez Mandamientos, sólo el sábado contiene el sello oficial del Legislador: su nombre (Jehová tu Dios); su título (Creador: el que hizo el universo); su jurisdicción (el universo entero, lo que él creó).
c) Anuncia que el sábado sería ridiculizado por los perversos y los apóstatas que no respetan su autoridad como Creador. En cambio, Dios eleva el sábado hasta un lugar de honra, especialmente porque su pueblo será perseguido por guardarlo en lugar del domingo.


15.- ¿Qué invitación especial le extiende Dios a la humanidad?

“¡Temed a Dios y dadle gloria!”(Apocalipsis 14:7). “Escogeos hoy a quien sirváis” (Josué 24:15). “Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres” (Hechos 5:29). “¡Si hubieras atendido a mis mandamientos! Fuera entonces tu paz como un río y tu justicia como las olas del mar” (Isaías 48:18). “Bienaventurados los que lavan sus ropas para tener derecho al árbol de la vida y para entrar por las puertas en la ciudad” (Apocalipsis 22:14).

Fuente: Revista Momentos de Paz