cristiano


Música cristiana: Se agregó un nuevo video de música cristiana (06-06-2014)

Videos: Se agregó un nuevo video (17-05-2014)

Sopas de letras: Se agregaron dos nuevas sopas de letras (12-02-2014)

Videos: Se agregaron seis nuevos videos (24-01-2014)

Entradas: Se agregó una nueva entrada (12-01-2014)

¿Han escuchado hablar de la Zumba? Bueno lamentablemente muchos cristianos, incluyendo a miembros de nuestra iglesia, están siendo influenciados y arrastrados a este tipo de actividad que supuestamente hace bien para el bienestar físico. Inclusive incentivando o invitando a otras personas a realizar esta actividad.

Pero ¿Que es Zumba?
Según la definición ofrecida por Wikipedia, la Zumba es un movimiento o disciplina fitness de origen colombiano, enfocado por una parte a mantener un cuerpo saludable y por otra a desarrollar, fortalecer y dar flexibilidad al cuerpo mediante movimientos de baile combinados con una serie de rutinas aeróbicas. La zumba utiliza dentro de sus rutinas los principales ritmos latinoamericanos, como lo son la salsa, el merengue, la cumbia, el reggaetón y la samba.

Ya tenemos la definición de lo que es esto. Pero note lo siguiente:
a) Se utilizan movimientos de baile
b) Se utilizan rutinas aeróbicas
c) Se utilizan ritmos latinoamericanos como salsa, merengue, cumbia, reggaetón y samba. También se utilizan el flamenco, calypso, rumba, bachata y belly dancing.
d) Se combinan movimientos de baile con las rutinas aeróbicas.

¿Notaron lo que dice en la letra c)? Estamos hablando de baile y música que no edifican y que lo único que hace es estimular los sentidos de quienes practican estos “ejercicios”. Algunos de los intérpretes de estos ritmos musicales son Daddy Yanqui, Don Omar, Shakira, Marc-Anthony por nombrar algunos.
Muchos piensan que la Zumba hace bien para el cuerpo, y puede que así sea, pero además del cuerpo está nuestra mente que se ve estimulada al punto de no discernir con claridad el peligro de estas prácticas.

Satanás es muy astuto. Recordemos lo que sucedió en el Edén cuando Eva fue inducida a comer del fruto prohibido: Génesis 3:6 dice: “Entonces la mujer vio que el árbol era bueno para comer, que era atractivo a la vista y que era árbol codiciable para alcanzar sabiduría. Tomó, pues, de su fruto y comió. Y también dio a su marido que estaba con ella, y él comió”
Sin duda El enemigo de Dios sabe lo que esta haciendo. Hace que algo que es rechazado de plano por los cristianos sea después aceptado como apropiado, bueno, entretenido o por último como beneficioso para la salud.

La Biblia dice también en 1 Corintios 6:19 “¿O no sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, que mora en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?”
Sin duda como cristianos todos estamos de acuerdo en que debemos cuidar nuestro cuerpo y debemos tratar de mantenerlo saludable mediante el ejercicio físico. El punto es que no se puede transar o dar concesiones en ciertas cosas a fin de lograr este objetivo. ¿Acaso creen los que practican este estilo de “ejercicio” que Jesús se agrada por ello? Claro que no.

“El deseo de excitación y agradable entretenimiento es una tentación y una trampa para el pueblo de Dios y especialmente para los jóvenes. Satanás está preparando constantemente seducciones que distraigan las mentes de la obra solemne de preparación para las escenas que están a punto de sobrevenir. Por medio de los agentes humanos, mantiene una excitación continua para inducir a los incautos a participar en los placeres mundanales. Hay espectáculos, conferencias y una variedad infinita de entretenimientos calculados para inducirlos a amar al mundo; y esta unión con el mundo debilita la fe”. – {CPI 294.2}

Algunos han dicho que Cristo vino en el año 1914, otros dicen que Cristo va a venir como un ladrón, va a raptar a los escogidos y los va a llevar al cielo; algunos sostienen que Cristo viene a las cámaras donde se invoca a los espíritus, y aún más, es muy posible que llegue el momento cuando se aparezca un ser prodigioso en una nave extraterrestre que diga que es Cristo. En general, hay mucha confusión acerca de la venida de nuestro Señor Jesucristo, y fue él mismo quien advirtió de esta confusión antes de ir al cielo.
Siendo que hay tantas versiones de la segunda venida de Cristo, la pregunta que surge es ¿A quién o a qué debemos creer? Nuestra seguridad debe estar arraigada en la Biblia, La Palabra de Dios, Como cristianos no debiéramos creer lo que dicen los hombres acerca del retorno de Cristo, sino sólo lo que este libro maravilloso nos presenta.
La Segunda Venida es una enseñanza fundamental en las Escrituras. Nuestro Señor advirtió claramente respecto a las estratagemas que se iban a presentar para engañar a la gente acerca de este evento.

Las señales acerca de su venida fueron presentadas con claridad en el capítulo 24 de San Mateo y los otros pasajes paralelos en los sinópticos. En su discurso él advierte que no se debe creer a cualquiera que pretenda ser el Cristo. (Mateo 24:5,23-28) La segunda venida tiene características que no permiten ser falsificadas por ningún ser creado. En primer lugar, la segunda venida es personal y literal. Segundo, es visible y audible; tercero, es repentina e inesperada; cuarto, es gloriosa y catastrófica.

PERSONAL Y LITERAL
Los discípulos estaban mirando al cielo tristes; su amado Maestro se despidió de ellos y regresó en una nube a su mansión celestial. Mientras su vista estaba todavía enfocada en el infinito, sus pensamientos fueron interrumpidos por dos ángeles que les dieron el reconfortante mensaje: “¿Qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo” (Hechos 1:9-11) Sí, este mismo Jesús con el que convivieron por más de tres años, que después de la resurrección estuvo con ellos por cuarenta días iba a regresar de la misma manera visible en que se fue, para llevarlos con él a la patria celestial (Juan 14:1-3)
En la actualidad, algunas personas afirman que su venida es “en espíritu”, sin embargo, cuando los apóstoles hablan de su venida, usan el término parousía, que aparece 24 veces en el Nuevo Testamento, 18 de las cuales se refieren a la venida o presencia corporal y literal de distintas personas (1 Cor. 16:17) Un ser personal y visible se fue al cielo, la misma persona que ascendió “aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan” (2 Cor. 7:6,7)
VISIBLE Y AUDIBLE
El hecho de que Jesús venga en las nubes o con las nubes (Mat. 26:24; 24:30) enfatiza el hecho que él va a ser visto, así como los israelitas miraban la nube que los acompañaba en su peregrinar por el desierto. San Juan reafirma esto cuando dice que Cristo viene en las nubes (Apoc. 1:7)
Pero hay que hacer una distinción entre la presencia visible y la presencia espiritual. Cuando el Señor regresó al cielo, nos prometió: “He aquí que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (Mat. 28:20) También nos aseguró: “Donde están dos o tres congregados allí estoy yo en medio de ellos” (Mat. 18:20) Esta presencia es espiritual pero no corporal y visible. Para no confundir esta presencia espiritual permanente de Cristo con nosotros –a través del Espíritu Santo–, con su segunda venida, los apóstoles emplearon el término parousía (venida corporal), o epifanía (manifestación visible, aparición) (2 Tes. 2:8) porque con éstos términos enfatizan que la presencia de su venida será corporal y visible. Sin embargo, algunos grupos cristianos han confundido la segunda venida con la presencia espiritual permanente de Cristo con su iglesia, al afirmar que Cristo viene cada vez que se celebra la eucaristía o la cena del Señor, y así olvidan su segundo retorno. Otros simplemente han relegado la doctrina de la segunda venida a un segundo plano.
La segunda venida será visible a todo ojo humano. El mismo Jesús amonestó a sus discípulos a no dejarse engañar por noticias de una segunda venida “secreta” en algún lugar del planeta; él comparó su retorno al brillo del relámpago (Mat. 24:27) que es visto por todos desde cualquier ubicación geográfica. Todo esto evidencia que el segundo retorno de Jesús será visible.
Pero además de esto la segunda venida será audible para todos los seres vivientes de este planeta. El apóstol Pedro dice que ese día “los cielos pasarán con grande estruendo” (2 Ped. 3:10) “Y el Señor Jesús dijo que enviará a sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntará a sus escogidos” (Mat. 24:31) Esta descripción no deja lugar para eventos secretos. Por lo tanto la segunda venida del Señor será visible y audible a todos los seres humanos.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 64 seguidores